Saltar al contenido

Orientación política

Orientación política

¿Por qué el Pase?

Mónica Patricia Larrahondo *

¿Por qué resulta tan importante estudiar los testimonios del Pase en una sección de Escuela de la orientación lacaniana, en nuestro caso la NELcf-Cali?, ¿para qué? Fueron las preguntas que resonaron después de haber sostenido una conversación con Marcela Almanza, Analista de la Escuela Una (AE) período 2021-2024.[1]

Horne, en “¿Cómo y por qué el Pase?”, recuerda que “la función otorgada por Lacan a los Analistas de la Escuela (AE) es la de revelar el camino que los condujo hasta el final y a la estructura, el detalle íntimo del proceso de finalización”.[2] El estudio de los finales de análisis permite comprender cómo se inician los análisis, el recorrido del mismo y las coordenadas que elucidan su fin, así como la caída de las identificaciones, el atravesamiento del fantasma y la satisfacción que concentra un saber-hacer con lo ineliminable del goce, “y con el cual hace un nuevo lazo al partenaire y a la Escuela”.[3]

Al leer sobre el Pase y trabajar algunos testimonios de nuestra comunidad analítica se identifica que el estudio del Pase tiene su relevancia en dos dimensiones: clínica y política. Clínica, porque el mismo enseña sobre el trayecto de un análisis llevado hasta el final, vivificando la teoría. “Desde el momento fundador del psicoanálisis, la estrategia de Freud consistió en construir una teoría a partir de lo que le indicaba la clínica”;[4] nunca se trató de hacer encajar la clínica en teorías preconcebidas, sino, más bien, de dejarnos enseñar por la clínica. Este procedimiento freudiano fue claro para Lacan, quien propuso el Pase como el dispositivo de investigación privilegiado sobre los puntos vivos en un análisis, donde puede ocurrir “el paso de psicoanalizante a psicoanalista”.[5] De allí que las Enseñanzas de un AE resultan nodales al momento de investigar la formación del analista, pregunta interminable sobre la cual no podemos hacer más que bordearla. Disponer del dispositivo del Pase y consentir a su enseñanza es tarea de la Escuela, allí su dimensión política. 

La NELcf-Cali, en tanto es una sección de la Nueva Escuela Lacaniana, toma esta orientación dándole un lugar muy importante en las Noches, Mañanas y Tardes de Escuela a lo que un AE tiene para enseñarnos. Hemos leído y conversado en torno a algunos testimonios de pase, privilegiando en el último tiempo los testimonios de pase de miembros de la NELcf que pasaron por este dispositivo. En el 2023 tuvimos una Tarde de Escuela donde los miembros de la sección, junto a otros dos miembros de la Escuela que estaban en Cali, María Victoria Clavijo y María Cristina Giraldo, trabajamos y leímos nuestras resonancias del Primer Testimonio de Marcela Almanza bajo la pregunta ¿Qué enseña un testimonio de pase a la construcción de un caso clínico? Luego, tuvimos otra Tarde de Escuela donde Miembros y Asociados de la NELcf- Cali conversamos con Marcela alrededor de los usos posibles del Pase en una sección de Escuela.

A continuación, podrán apreciar las reseñas de cada encuentro, donde la primera recoge las enseñanzas de un AE en su perspectiva clínica, y la segunda los ecos de una orientación política de Escuela.

Reseña de una Tarde de Escuela: ¿Qué enseña un testimonio de Pase a la construcción de un caso clínico?

Preguntarse por lo que enseña un testimonio en relación a la construcción de un caso clínico es partir del hecho que el testimonio transmite los puntos vivos de la praxis psicoanalítica, al mismo tiempo que se esclarece que un testimonio de pase no es la presentación de un caso clínico. En esta conversación contamos con las resonancias del primer testimonio de Marcela presentadas por Gladys Martínez, Jaime Castro, María Victoria Clavijo, Mónica Larrahondo, y María Cristina Giraldo, quien apertura la conversación diciendo: “Resonancias, porque si el testimonio resuena en quienes lo leen y escuchan es porque consentimos a dejarnos enseñar por él y a que haga agujero en lo que cada uno cree saber, en su saber supuesto”.[6] Fue así como cada uno compartió con otros ese saber supuesto que nunca es acabado, que siempre se escurre por el tonel de las danaides.

De esta tarde se resalta las palabras de María Cristina cuando precisa que “es la singularidad incomparable del AE lo que vivifica la teoría, porque no se encuentra en la misma y al agujerear la doxa que creemos tener, nos causa a investigar. Enseña en la práctica analítica, porque apunta al Uno del goce que descarta cualquier protocolo basado en universales y enseña en la política del psicoanálisis que se orienta hacia la comunidad de soledades que es la Escuela, como le dice el analista a Marcela. La soledad de la diferencia es un nombre del sinthome”.[7]

“Surcar la nada” es el nombre que le da Marcela a su sinthome, el cual no dejó de resonar en las resonancias presentadas. Subrayar ese saber-hacer con lo ineliminable del goce, con su sinthome, es lo que se reitera en los trabajos. La pregunta ¿qué pasa con la pulsión después del fin de análisis? es algo que también insiste, y que cada interlocutor lo transmitió desde su posición analizante. De los trabajos presentados por Gladys y María Victoria se subraya la pregunta por el síntoma, la función del sinthome y como hay en el caso “un goce que ya se enunciaba desde el inicio, sin saberlo”, [8] desde las entrevistas preliminares. Del trabajo de Jaime queda la pregunta si el ”paraben”, significante presente en el primer testimonio, es también un nombre del sinthome, “y sí justamente no es en sí mismo una aproximación para bordear lo real de la No relación entre los sexos, imposible de nombrar”.[9] Del trabajo de Mónica y María Victoria se extrae la importancia clínica que tiene el “consentimiento”, tanto en la experiencia analítica como al ceder el goce y ponerlo a trabajar en el lugar de la causa. También de Mónica y María Cristina se subraya la “apuesta” por el pase y la Escuela, en palabras de María Cristina: la “apuesta por volver acto la Escuela del Pase”,[10] y “el deseo de pase anudado al deseo de Escuela”.[11]

En su perspectiva clínica, el testimonio de Marcela enseña que “el sinthome reenvía a las palabras inmortales[12], “es eso” […]otra satisfacción que concentra un saber hacer que entusiasma y con el cual hace un nuevo lazo al partenaire y a la Escuela”.[13] Cuando se deviene analista, al finalizar la propia experiencia analítica hay un “no” proferido al Otro consistente del fantasma, y un “sí” a la Escuela. Ambos requieren del consentimiento del analista, así como una apuesta a ir de “pase-o”[14] para encarnar la función como AE, y desde ese lugar “despertar, implicar y causar el trabajo incesante de una comunidad analítica por el porvenir del psicoanálisis y su apuesta”.[15]

Reseña de una Tarde de escuela con Marcela Almanza. ¿Qué usos posibles del Pase para una sección de Escuela?[16]

La Escuela de Lacan tiene en su núcleo la pregunta irrespondible qué es un analista, causando el trabajo en el analista por venir y la vida asociativa de la Escuela. No hay el universal del analista, pero en su lugar Lacan crea el Pase como dispositivo de investigación en el que un analizado le apuesta a la transmisión de su experiencia analítica, testimoniando su devenir analista y su deseo de Escuela. De este modo, el Pase pasa a la comunidad analítica, y cuando algo pasa, la percusión de su gong puede animar la conversación en los integrantes de una sección de Escuela, en nuestro caso la NELcf-Cali.

El 7 de Julio de 2023 se llevó a cabo una conversación política donde estuvo invitada Marcela Almanza, (AME), analista Miembro de la Nueva Escuela Lacaniana del Campo Freudiano (NELcf), de la Asociación Mundial Psicoanálisis (AMP); y Analista de la Escuela Una (AE) período 2022-2025. En esta conversación participaron miembros y asociados de la NELcf-Cali, y Clara María Holguín, Analista Miembro de la Escuela que reside actualmente en Bogotá. Se trató de una conversación donde se tomó la palabra para hacer resonar a viva voz los ecos singulares que produjo la lectura y el trabajo del primer testimonio de Marcela.

Gladys Martínez, como Directora de la NELcf- Cali, introduce una cálida bienvenida recordando que en la Tarde de Escuela sostenida el 17 de Junio de 2023 se esclareció que un testimonio de pase no es la presentación de un caso clínico,  decantando la pregunta ¿qué usos posibles del pase para una sección de Escuela? El pase no es sólo asunto de algunos, o asunto del Otro, sino nuestro asunto en tanto practicantes del psicoanálisis y en tanto integrantes de una sección de Escuela que deseamos se mueva y crezca. ¿Por qué invitar un AE? ¿Cómo dejar caer la idealización, la pendiente de starificación o la entronización del saber en el Otro si no es tomando la palabra para arriesgar a dar cierta vía, con otros, a ese algo de querer saber que se agita dentro?, tales fueron las preguntas que animaron una conversación donde se recortaron algunos significantes extraídos del testimonio de Marcela, como es: surcar la nada, donde la nada deviene causa que impulsa el trabajo con otros de la Escuela. El testimonio de Marcela nos enseña que o bien uno queda pegado a lo que no sirve para nada, más que reforzar cuestiones imaginarias; o intenta surcar de alguna manera novedosa algo que abre nuevos horizontes en la perspectiva del deseo, trascendiendo las personas.

En la vida asociativa de Escuela intermedian no solo cuestiones imaginarias, sino el síntoma y el fantasma de cada uno. Y mientras cada uno se analiza, hace cosas en la Escuela, aun cuando se está todavía tomado por las coordenadas fantasmáticas. Lo que esta conversación enseña es que eso no impide que se vaya localizando una satisfacción que todavía no se pueda nombrar. Marcela surcaba la nada desde antes del fin de análisis, era una nada que no se evapora, y cuando algo no se evapora, resta saber-hacer con ello, rescatar su hilo vital.

También surgió el significante Paraben como significante de máxima reducción, significante solo, sin sentido, singular e inédito. En su análisis, Marcela decía inentendible, y el analista decía interminable. Un final de análisis es consentir sin el Otro, pero no sin la Escuela, a la causa analítica y al deseo de hacer pasar. 

Consentimiento y Apuesta fueron significantes que resonaron tanto en la lectura del testimonio, como en la conversación misma. Consentir al goce imposible de negativizar, pero también consentir y apostar hacer lazo en la Escuela. Marcela nos enseña que el deseo de Escuela no es sin lo que a uno le pasa con su propio deseo, con la consistencia del Otro, con el deseo del Otro, con la pulsión. La fuerza, el apostar cada vez más fuerte, va de la mano de un recorrido analítico. Para que eso encarne de alguna manera hay que ceder. No es lo mismo ceder al estilo fantasmático de no molestar al Otro, que ceder con el horizonte de un deseo más despejado. El ceder de la neurosis es diferente a una cesión (no sin la sesión de análisis) que implica construir algo con eso.

Esta candente conversación termina con una reflexión alrededor del pasaje analizante-analista. Frente a lo cual Marcela nos dice que este paso no es de una sola vez. Se sitúa en los efectos en la práctica y en la autorización. En un momento del análisis cae la consistencia pesada del Otro, y uno empieza a leerse en el punto en el que se está implicado cuando está conduciendo una cura. El deseo del analista adviene como consecuencia del recorrido analítico. Es un punto de deflación del Otro, y empezar a circular en la práctica de otro modo. Consecuencias en la vida y en la práctica. No son los enunciados, sino las consecuencias. Es una verificación donde se lee lo ilegible para cada quien. Confiar en el deseo del analista por sus consecuencias. No sin ningún saber ni ningún dogma. Pero a la hora de la hora, no hay modo de saber el lugar que nos compete como analista. Nadie puede ocupar ese lugar si uno consintió a estar ahí. Es parte del deseo. La parte que a uno le corresponde es indelegable. Dejar de defenderse del propio deseo. Elección forzada.

Consentir a lo ineliminable del goce, a su sinthome, a es lo que hay. Consentir o defenderse de lo extranjero del caso en Uno. Lo ilegible. ¿Se queda uno esperando la letra del Otro, o uno se encarga de eso? Y la Escuela hace su presencia como partenaire privilegiado, como caja de resonancia en acto.


* Mónica Patricia Larrahondo es psicoanalista en Cali, Colombia. Miembro de la Nueva Escuela Lacaniana del Campo Freudiano (NELcf) y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP)

[1] Marcela Almanza, AME, Analista Miembro de la Nueva Escuela Lacaniana del Campo Freudiano (NELcf) y de la Asociación Mundial Psicoanálisis (AMP), Analista de la Escuela Una (AE) período 2021-2024.

[2] Horne, B, ¿Cómo y por qué el Pase?, El Campo Uniano, Gramma ediciones, Buenos Aires, 2023, p. 339.

[3] Martínez, G, “Resonancia: Primer Testimonio de Marcela Almanza”, trabajo presentado en el marco de la Conversación Política del II Taller de Casos Clínicos en la NELcf- Cali el 17 de Junio de 2023.

[4] Horne, B, ¿Cómo y por qué el Pase?, opus. cit. , p. 340

[5] Lacan, J., “Proposición del 9 de Octubre de 1967 sobre el psicoanalista de la Escuela”, Otros Escritos, Paidós, Buenos Aires, 2012, p. 272

*Mónica Patricia Larrahondo es psicoanalista en Cali, Colombia. Miembro de la Nueva Escuela Lacaniana del Campo Freudiano (NELcf) y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP)

[6] Giraldo, M.C, “Palabras de apertura” de la Tarde de Escuela. ¿Qué enseña un testimonio de Pase a la construcción de un caso clínico?”, 17 de Junio del 2023, inédito.

[7] Idem.

[8] Clavijo, M.V, “Un sutil exceso”, texto presentado en la Tarde de Escuela ¿Qué enseña un testimonio de Pase a la construcción de un caso clínico?”, 17 de Junio del 2023, inédito.

[9] Castro, J. “Paraben”, texto presentado en la Tarde de Escuela ¿Qué enseña un testimonio de Pase a la construcción de un caso clínico?”, 17 de Junio del 2023, inédito.

[10] Giraldo, M.C, “Surcar la nada y la satisfacción del fin de análisis”, texto presentado en la Tarde de Escuela ¿Qué enseña un testimonio de Pase a la construcción de un caso clínico?”, 17 de Junio del 2023, inédito.

[11] Idem.

[12] Miller, J.-A., El ser y el Uno. Clase del 9 de febrero de 2011. Inédito.

[13] Martínez, G, “Resonancia: Primer Testimonio de Marcela Almanza”, opus cit.

[14] Expresión extraída del Primer Testimonio de Marcela Almanza

[15] Larrahondo, M., “Consentimiento y apuesta”, texto presentado en la Tarde de Escuela ¿Qué enseña un testimonio de Pase a la construcción de un caso clínico?”, 17 de Junio del 2023, inédito.

[16] Tarde de Escuela en la NELcf- Cali realizada el 7 de julio de 2023. Conversación política donde estuvo invitada Marcela Almanza, analista Miembro de la Nueva Escuela Lacaniana del Campo Freudiano (NELcf) y de la Asociación Mundial Psicoanálisis (AMP), Analista de la Escuela Una (AE) periodo 2021-2024. En esta conversación participaron miembros y asociados de la NELcf- Cali y Clara María Holguín, analista Miembro de la Nueva Escuela Lacaniana del Campo Freudiano (NELcf) y de la Asociación Mundial Psicoanálisis (AMP)